La Batalla de Fomento contribuyó a la derrota definitiva de la dictadura batistiana en Cuba y al triunfo revolucionario.

La toma del poblado representó para las fuerzas revolucionarias armar a nuevos combatientes, demostrando su capacidad para cercar, asediar y rendir guarniciones bien fortificadas.

Así caerían en los días posteriores otras plazas de mayor envergadura, como Cabaiguán; Sancti Spíritus, Placetas y abrió las puertas de la capital del centro, Santa Clara, con la toma de Fomento comenzaba el fin de la dictadura batistiana.

A pesar del tiempo transcurrido, el poblado de Gavilanes mantiene vivo parte de ese pasado. Justo en una pequeña colina crece empinada una casa de tablas y tejas que un día cobijó a la tropa del Che y fue posta médica de las fuerzas que operaban en el lomerío. Allí se yergue actualmente el Museo del Frente de Las Villas.

La vivienda que le sirve de sede, antaño habitada por el matrimonio de Antonio y Felipa, tuvo diversos usos en los años posteriores al triunfo de la Revolución: campamento de las Milicias en la lucha contra bandidos, comedor obrero y círculo social hasta 1988, cuando se reparó para convertirla en sala adjunta del Museo Municipal de Fomento, con el objetivo de recibir a quienes participaban en las caminatas a Caballete de Casa.

«La figura del Guerrillero Heroico en contraste con la vegetación da la sensación de que el Che va vestido de verde olivo, como si aún caminara por estas lomas».

ISBN | Créditos |

Copyright © 2016. Todos los Derechos Reservados.